jueves, 6 de mayo de 2010


No te lo quise decir antes
porque no se habría entendido igual,
pero....

la última vez que pronuncié tu nombre,
comenzó a derretirse
la bóveda de mi estructura
y las neuronas se lanzaron cuesta abajo
en un derrape sin control
hacia mis piernas,
al mas alto nivel Fórmula 1.

Y es que... hay que ver
como me inquieta este empeño en amarte.

22 comentarios:

Manuel dijo...

Y hay que ver cómo me gustas inquieta... y cabezota sin redención posible.

Pero me gusta / as... ¿Qué la voy a hacer?

Emilio Porta dijo...

Tuve ocasión de conocer el poema en vivo, con tu grupo, en el Café de Ruiz...y ya sabes lo que dije. No me desvio un ápice de mi primera impresión. Personal, innovador, bien escrito, sugerente... Un gran poema...marca de la casa. Muy bien, Rosa.

La Solateras dijo...

¡Qué gráfico y sugerente, Rosa! casi me tiemblan las piernas...

Y ese último verso... ¡redondo!

Un beso

Jesús Arroyo dijo...

Uy, uy, uy... No, no, no, el "uy" no es por lo que supongo, es por lo que leo. Lo de suponer queda colgado en posibles, pero lo que leo es una realiadad y esa verdad está escrita.
Mis aplausos.
Mis besos.

Santiago Solano dijo...

No te lo quise decir antes, Rosa, porque no se habría entendido igual. Pero a mí este poema me gusta, incluso el derrape sin control de mis neuronas cuando llegan al último verso y me veo reflejado allí, tan tú y tan yo, todo a la vez, como si nada.

Un beso.

Nelken Rot dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nelken Rot dijo...

Tu nombre sabe a bombón
con solo pronunciarte
fundo mi chocolate
que poco a poco
apacigua

mis piernas inquietas.

No hay derrape, ni fórmula 1 que te iguale.

Qué recorrido tan rico nos propones: descifrar los surcos de la pasión. Excelente itinerario, Rose.

Besooos

Nelken

carmen jiménez dijo...

Hola Rosa: ¡Qué gusto poder llegar por fin hasta tu casa! Y es que los días pasan, pero cuentan en la memoria.
Es un placer leer un poema sostenido por la estructura insólita del amor. Y es que eso se nota, porque uno va como flotando...
Espero encontraros en la calle Libertad hoy.
Un beso.

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

He tenido el placer de escucharte este poema. La fuerza que tiene es impresionante.
Sabes cómo me llegó y lo de acuerdo que estaba en que no podías entrar "a saco", sino que ese temor a hablar inicialmente (en la primera estrofa) da pie a esa cascada si freno que sigue en la siguiente.
En este caso, el cuerpo del poema creo que es donde radica la fuerza mayor del mismo.
Me llega mucho tu poesía, Rosa. Es un gusto seguirte.
Un beso

Mari Carmen Azcona dijo...

Alto y claro me ha llegado tu voz desde los susurros.
Original y sugerente poema que hace derrapar a cualquiera. Todavía me tiemblan las piernas de intentar frenar.

Besos y abrazos.

Enrique Gracia Trinidad (EGT) dijo...

Sólo dejar constancia de que, a pesar de la poca frecuencia, te sigo. Y con admiración por más de un motivo.
Enrique

Rosa dijo...

Perdonad mi ausencia, pero ya he vuelto y quiero daros las gracias por tantas cosas bonitas que me habéis escrito y sobre todo por tanto cariño como ponéis en ello….

Rosa dijo...

Manuel ya sabes que soy irredimible, pero a veces ese empeño me lleva a estar en el sitio justo donde deseo y casi siempre con quien quiero... ¿Qué le voy a hacer, si me gusta/as?. Un beso mi vida¡Qué le voy a hacer, si me gusta/s!

Rosa dijo...

Emilio, mira que te quiero... Quiero darte las gracias hoy y aquí, por ser tan vital y por mantener vivo este blog con tu toque personal. Eres imprescindible para la poesía y para cada uno de nosotros, te lo aseguro. Un abrazo mi niño.

Rosa dijo...

Ana, a mí si que me tiemblan las piernas, cada vez que veo tu mano y su cigarrillo en este espacio… sin hablar de cuando tengo el privilegio de pasar un rato a tu lado. Un beso con mucho cariño

Rosa dijo...

Jesús, aunque ya te dí la gracias en vivo y en directo la semana pasada, me encanta volvértelas a dar y decirte que te estás convirtiendo en otro de “nuestros imprescindibles- en el blog, por derecho propio. Es un placer compartirlo contigo, de veras…
Mis abrazos.
Mis respetos.

Rosa dijo...

Amigo Santiago… me encanta que a veces te hagas visible. Ya sabes que esta mujer que salta —teléfono en mano— de un mundo a otro sin control, necesita ver de vez en cuando la luz de su faro.

Gracias por leerme siempre y por quererme.

Un abrazo enorme.

Rosa dijo...

Dulce Nelken, tus palabras saben a tarde plácida de domingo. Eres el agua dulce de la sequía en medio del oceáno. Eres tú y eso es ya ser alguien especial.

Gracias princesa. Un abrazo entre sonrisas

Rosa dijo...

Hola Carmen ¡que alegría verte en el blog!... El otro día hablaba con Jesús de ti y nuestro deseo de encontrarnos de nuevo. De momento me conformaré con el blog, pero espero que enseguida coincidamos en cualquier evento. No pude ir a Libertad, porque estaba camino a Murcia (tu me entiendes, claro). Este poema salió como homenaje a Marisa del curso de voz ¿recuerdas?.
Gracias por flotar entre mis palabras. Es todo un honor.
Un beso corazón… Nos vemos

Rosa dijo...

Angeles muchas gracias de nuevo por tu ánimo siempre, tanto en el taller como aquí en el blog. La verdad es que es una suerte poder compartir taller contigo, por lo que aprendo y por lo que lo disfrutamos.
Eres un sol de veras. Nos vemos luego ¿vale?
(perdona no haberte dicho nada antes, pero han sido semanas un poco complicadas).
Un besazo

Rosa dijo...

Mari Carmen….tan claro como me llega a mí tu apoyo, que siento cada día mas cercano. Igual que a Emilio, te doy la gracias por la fuerza que transmites al blog, porque tu generosidad hacia todos los que componemos la Asociación es increíble y sin vosotros sin duda no sería lo mismo.
Un beso y gracias de nuevo.

Rosa dijo...

Maestro…. Gracias por más de un motivo.

Un beso