jueves, 29 de abril de 2010



Las palabras se han quedado
poco a poco sin espacio.

Se consumen los insultos
en las sábanas absurdas
del momento y su codicia.

Ya no queda ni el café por compartir
de otras noches de arrogancia
y ginebra en la solapa.

Nos han cambiado la hora....
sin haber usado el tiempo.

14 comentarios:

Pilar dijo...

Bueno Rosa,
Me quedo con esos dos últimos y geniales versos que me emocionan son, a veces, tan ciertos...

Un beso grande, hoy algo nocturno

Manuel dijo...

¡Por fin!... Me encanta cómo lo dices: cueste lo que que cueste, tu encuentras la forma correcta.

Para mi es un privilegio asistir a las metamorfosis de tu poesía, desde sus comienzos sobre el asiento de tu coche, hasta que un cierto brillo de satisfación puebla tus ojos.

Entonces, solo entonces, descanso.

Hemosísimo el resultado. Enhorabuena.

Un beso.

Nelken Rot dijo...

Cubrir los huecos del tiempo que se va, sin haber saboreado el valor de los momentos, consume a todos los cigarros que son solo humo y nicotina.

Las palabras se han quedado
poco a poco
sin espacio.

Qué bella forma de decir tanto desde un sitio tan pequeño.

un beso

Nelken

Jesús Arroyo dijo...

Rosa:
El poema es de apaluso, pero el cierre es estupendo, de un !ahí queda eso!
Besos.

La Solateras dijo...

Un poema demoledor como demasiadas veces es la vida misma.

Pero mientras tus palabras no se queden sin espacio, aquí estaremos usando el tiempo en leerte. ¿cómo mejor?

Emilio Porta dijo...

No es alabanza, es constatación. Sabes que me encantan los posts que conllevan trabajo (fluido, eso sí) para el pensamiento...Tienes cosas en tu blog, desde hace tiempo, espléndidas, Rosa. Esos versos cortos, llenos de intención, que suponen una mirada continua en la reflexión y que nos ayudan a enmarcar mejor la vida y su transcurso...Sí, como dice Pilar - y señalan todos - esos dos versos últimos son oro puro...En una trayectoria cada vez más sólida, cada vez más personal y enriquecedora para tí...y para los que te leemos.

Mari Carmen Azcona dijo...

Querida Rosa, qué decir que no te hayan dicho los compañeros.
Sólo tú sabes añadir una cascada de fotogramas en unos pocos versos.

Recapitulación de una vida en la síntesis de tus palabras. Y los dos últimos versos...excepcionales.

Besos y abrazos.

Rosa dijo...

Pilar mi niña, espero que esos versos te sigan emocionando, siempre que lo desees y que cada vez que cambie tu hora, sientas que todo lo anterior mereció la pena vivirlo.

Gracias y otro beso grande, aunque un poco tardío en la respuesta.

Rosa dijo...

Gracias Manuel en otro poema más que soportas con paciencia en su metamorfosis, a veces lenta.

Es un placer encontrarte siempre en el proceso —incluso cuando me das tu opinión sincera (jajaja!)—.
Te diré que el brillo de mis ojos, no siempre se corresponde con el final del poema, pues tiene mucho que ver lo que disfruto al compartirlo... Gracias siempre.

Un beso

Rosa dijo...

Nelken, el hueco que tú cubres en mi blog cada vez que te encuentro, te aseguro que es saboreado con deleite e intento que no se consuma, aunque a veces amenace el tiempo
Bella forma de acercarte la tuya.

Gracias. Un beso

Rosa dijo...

Jesús: El aplauso es para ti, porque después de conocerte en persona, tu entrada en mi blog ha cogido otro color mucho mas cercano.

Encantada de tenerte entre nosotros. Una vez más, ESCRITORES EN RED crece en calidad y no solo literaria...

Un beso muy agradecido y sincero

Rosa dijo...

Ana, te advierto que me adelanté a ti en el uso del tiempo... porque sin duda se me ocurre una forma mejor de hacerlo, o mas bien, un lugar mejor donde disfrutar leyendo.

También te advierto, que me encanta tenerte cada vez mas cerca. Gracias corazón (me quedé con muchas ganas de haber alargado un poco mas el encuentro del viernes; pero seguro que lo arreglamos prontito).

Un abrazo enorme

Rosa dijo...

Emilio, como te decía ayer, había leído con auténtico placer vuestros comentarios estos días, aunque confieso que siempre me siento en deuda al no responder en el momento justo, como merece el apoyo que siento de todos. Y por si fuera poco, a veces me cuesta mucho mas bajar de nuevo a la tierra, tras leeros.

Un privilegio tu visita de ayer al taller y adorable el tiempo que disfrutamos hablando de lo que mas nos gusta —bueno, sin contar el lomito-andino y Manuel ¿verdad? (jajaja!)—.

Gracias por tu cariño y por tu apoyo, que no te cansas de brindar. Un abrazo amigo

Rosa dijo...

Querida Mª Carmen, como si te hubieran sonado los oídos, por algún que otro comentario que hicimos a tus espaldas ayer Emilio, María y yo, llegas al blog unas pocas horas después de hacerlos y siempre puntual a tu cita fiel para ofrecer cariño y buenas vibraciones.

Creo que ya es difícil imaginar cualquier entrada, sin tener ese guiño de luz que aportas.

Gracias una entrada más, por estar cerca corazón.

Un besazo