martes, 2 de febrero de 2010

HAITI: AÑO 10


Es tu hora: No mires atrás.

No intentes recuperar la miseria
y entrégate a la fe que te negó
tantas veces como callaba el gallo.

Ya no hay tiempo para romper a golpes
lo que nunca existió.

Ahora,
solo
al fin
déjate caer
y si no te han enseñado a volar,
.
revienta...

22 comentarios:

Nines dijo...

El final de este poema es estremecedor, un espejo de aumento de la realidad que te deja sin palabras. Besos.
Nines

Manuel dijo...

Poema estremecedor, tanto como el video que me enviaste hoy.

Hacen falta personas que, como tu, nos lean la realidad que tantas veces escapa a nuestros ojos.

Y esta que dejas plasmada en estos hermosos versos, es una de ellas.

Gracias. Un beso.

Anónimo dijo...

"Ya no hay tiempo para romper a golpes lo que nunca existió". Cruda realidad la que se está viviendo en HAITI. Gracias por plasmarla en este dramático y bello poema.

Un besito.

Mila

Alejandro dijo...

Rosita, con la chispa de un puñado de palabras, fundidas con la fuerza de la desesperación, has compuesto todo un manual de instrucciones, lleno de sentimiento y emociones, aplicable a un momento postrero, urgente y agobiante.

¡Conmovedor! Felicidades.

Un abrazo.

Alejandro.

Valeriano Franco dijo...

Hola amiga:
De acuerdo, no mirar atrás, pero por favor, dejarse caer, nunca. Grita, y si no tienes alas invéntalas y sigue gritando. Y no te destruyas aunque te hayan querido quitar hasta la esperanza.
El gallo sigue cantando al amanecer.
Valeriano

La Solateras dijo...

Un poema como un puñetazo en la mesa. Magnífico.
Besos

Rosa dijo...

Nines eres un cielo. No sabes lo que me gusta tenerte cerca aquí y en el taller. Me encantaría que alguna vez me dejes uno de tus poemas, para colgarlo ¿vale?.

Besos

Rosa dijo...

Gracias a tí Manuel, por animarme tanto cuando lo hago y sobre todo, por sentir la misma rabia ante el dolor ajeno.

Otro beso igual al tuyo

Rosa dijo...

Mila, gracias a tí por leerme corazón. Es un placer verte aparecer en mi blog siempre.

Un beso grande, como tú

Rosa dijo...

Alex, me encanta tu visión del poema como "manual de instrucciones". Gracias por entrar y saludarme con cosas bonitas.

Un beso

Rosa dijo...

Valeriano, muchas gracias por tu comentario. Ojalá en momentos tan duros como éstos, se pudieran inventar las alas... Me conformo con que hayan sido capaces de soñarlas a ratos.

Un beso

Rosa dijo...

Solateras, siempre un placer tu entrada. Hace un ratito pasé por tu blog y me encontré con el regalo tan hermoso y poco merecido que me hacías. Es un honor recibirlo de tí, te lo aseguro.

Nos vemos pronto ¿vale?.

Un abrazo y mi cariño

Mari Carmen Azcona dijo...

“ Es tu hora: No mires atrás.”

“ Ya no hay tiempo para romper a golpes
lo que nunca existió.”

Bellos versos, dentro de un desgarrador poema.
Adelante, siempre adelante, sin mirar atrás...no para recuperar lo perdido, sino para que no haya una sola perdida más.

Un beso.

Rosa dijo...

Gracias Mari Carmen por tu comentario. Ojalá, como dices, sirviera para evitar una sola pérdida mas en toda esta injusticia.

Es placer tenerte entre nosotros. Un beso

antonio castillo dijo...

Hola, Rosa. Estupendo tu poema, muy a propósito de lo que se vive en Haiti. Las calamidades golpean una y otra vez a los pobres. Muchísimas personas del primer mundo intentan ser solidarias, también algunos gobiernos, pero no nos engañemos, cuando dicen que llevan diez toneladas de alimentos, tenemos que hacernos cargo de que eso representa menos de lo que un centro comercial cualquiera vende en un sólo día. También que, muy probablemente, sobre el terreno hay tantos periodistas como cooperantes. Pero en fin, si sirve para concienciarnos...
Besos guapísima.

Rosa dijo...

Un abrazo para tí, querido Antonio. Me encanta saber de tí en este espacio que mas compartimos. Gracias por tu comentario.

nacho dijo...

Cuanto talento hay escondido .Gracias por un blog tan estupendo.

Emilio dijo...

"No intentes recuperar la miseria"

Este sería el texto de la pancarta que pondría en el frontispicio de la ONU, en octavillas distribuidas en Wall Street, en el Vaticano, en la sede del Banco Mundial...sí...en todos los centros de poder económico-político-religioso del mundo...

Porque todos nosotros somos descendientes de los que "cazaron" a lazo, a hombres mujeres y niños en las costas de Senegal y Liberia, en el interior de las planicies africanas y sus poblados, sí, incluso los españoles trasladámos en barcos la mercancía, lás últimas, en nuestros barcos "mercantes" como el "Amistad", por el que la propia corona de Doña Isabel II mantuvo un litigio cuando se hundió frente a las cosas americanas pues era un barco negrero con bandera española...¿Que los portugueses, franceses, e ingleses fueron mayores traficantes de esclavos?...Si, pero nosotros tampoco nos libramos...
Aquellas terribles cacerías y transportes donde morían más de la mitad de los encadenados que acababan arrojados por la borda si se extinguía su "vida" en el camino eran permitidas, o por lo menos no muy denunciadas, por la Iglesia, tampoco lo olvidemos...
Y hoy, Haití, se debate en la ruina de la miseria... porque vivían en la corrupcion y en la ignoracia, porque es un pueblo que nunca fue de América, sino un "ghetto" del que todos se han querido olvidar porque es el baldón más grande de las llamadas naciones civilizadas. Sí, Haití es no sólo el nombre de la misería...sino el nombre de una de las más grandes vergüenzas de la Humanidad contemporanea, junto al exterminio de los judios por los nacionalsocialistas alemanes, los esbirros de un loco...al que la Iglesía tampoco se enfrentó abiertamente...Hitler.
Gracias, Rosa, por recordárnos donde estamos.
Ah, y gracias, Dios, (esto entra en el terreno de la Teología-ficción) por permitir que la Naturaleza les machaque aun más. Seguramente son unos hijos poco queridos...como hacen vudú, claro. Pues, al fin y al cabo, la Naturaleza, es cosa tuya...¿o no? ¿
¿También tiene la culpa de los terremotos, o es su causa, el Hombre por sus pecados?

Rosa dijo...

Gracias a ti Nacho por tu visita y tu cariñoso comentario. He pasado por tu blog y además de dejarte mi opinión, te he enlazada…. Me gusta y pienso volver

Rosa dijo...

Querido Emilio. Cuenta conmigo para repartir las octavillas.

A veces cuesta mirar a nuestro alrededor y sentir la impotencia de no ser nadie en este mundo, para poder desterrar la vergüenza de formar parte de un colectivo sin escrúpulos, donde, una vez mas, solo existe la ley del mas fuerte.

Gracias por tu pasión en el comentario. Cuando os leo, llego a creer –tonta de mí- que aún hay esperanza….

Un beso

Soledad Serrano dijo...

Rosa Temprana, lo que no entiendo es cómo el mundo no revienta. Cada cosa que leo, cada cosa que oigo me acongoja más y, sin embargo, seguimos, vemos la tele, hablamos, reímos, todo sigue igual, nada cambia: Zapatero dirá que esta crisis no es nada, el otro dirá que Zapatero es un imbécil; el mundo dirá que todos son maravillosos y que la culpa la tiene....
Rosa Temprana, creo que llegamos tarde a todo. Tu poema, buenísimo, cada vez escribes mejor. Te amo tanto, tanto,Sol

Rosa dijo...

Sol, mi dulce Sol de cada día. El mundo revienta a cada momento por tantos sitios, que ni siquiera llegamos a tiempo de enterarnos.
Llegamos tarde a tantas cosas....

Menos mal que tu siempre llegas en el momento oportuno para dejar tu enorme bondad.
Te quiero y te admiro cada segundo.