jueves, 23 de mayo de 2013

INVOLUCIÓN DE LA ESPECIE




Desde que el hombre se convirtió en miedo,
tuvo conciencia del peligro que supone
andar bajando la cabeza
por la vida.

A pesar de ello, 
agachó la cabeza
—sin olvidar quien era—
y vivió.

Cuando por fin logró 
alcanzar la miseria,
entendió el código que rige en este mundo,
y supo que estaba en el buen camino.

Solo entonces
                murió.



9 comentarios:

La Solateras dijo...

Un poema cargado de ironía. Tan irónico como la vida misma.

Un beso, Rosa.

Jesús Arroyo dijo...

Si el tema ¡es el que es!
Además, nos creemos superiores en todo ante todos, incluidos los de nuestra especie y... así nos va.
Ah, ¿tenía que decir sobre el poema?
Me ha podido el tema.
Besazos, guapa.

carmen jiménez dijo...

Ya el título anuncia el poema. Lástima que lleguemos tan tarde al buen camino. Tan tarde que ya sólo nos queda tiempo para morir.
Un beso Rosa.

JESUS ANGEL RODRIGUEZ dijo...

Y si levantara la cabeza se volvería a morir en su largo camino a la dignidad humana. Si no por miedo (¿el “miedo a la libertad” de Erich Fromm?), sí por falta de tiempo para realizarse plenamente, para desarrollar todas sus potencialidades como especie elegida. El tiempo es nuestro miedo insuperable, nuestro superior más humillante. No hay forma de burlarle por mucho que cavile sobre ello el homo sapiens. En qué líos nos metes, Rosa. Un beso, librepensadora.

José A. Socorro - Noray dijo...

"Desde que el hombre se convirtió en miedo"

Ya desde el primer verso se aventura el gran poema. El ser humano siempre ha tenido miedo de sí mismo, quizás porque después de miles de años continúa siendo un gran desconocido.

Un abrazo fuerte.

Lola Álvarez Feito dijo...

Decía José Luís Sampedro:"No hay nada como el miedo, que es más fuerte que el amor y el altruísmo".
Precioso poema Rosa.

David Gutiérrez dijo...

Cada vez me gustan más tus poemas, corazona. Qué sarcasmo, qué manera tan sugerente de sensibilizar al lector con los temas tan profundos .

Enhorabuena!!

Manuel dijo...

Y yo que no veo tanto sarcasmo! ¿Será que no tengo sentido del humor?

algún historiador recogerá esta concisión, esta síntesis, esta brevedad, que explica de manera tan clara lo de lo humano.

Por cierto ¿se muere pronto?

Mcarmen Fabre dijo...

Precisa , como siempre, Rosa.

En unos versos toda una línea de tiempo.

Un beso.