domingo, 6 de noviembre de 2011













Hay tanto sueño en mi cama
que no deja espacio al deseo
a pesar de haber pactado
una nueva tregua
con tu trasnochar insobornable.

Y es que hay días
en los que una no se siente
suficientemente seductora
para irse con la noche de fatigas

33 comentarios:

CARMEN dijo...

Has PUESTO en poeMA algo tremendamente prosaico, qué belleza¡¡

Gracias, Rosa¡¡

Manuel dijo...

¿Por qué será que me siento en números rojos?.

Vale, vale... prometo acostarme mas temprano... alguna vez.

O no, si ese noctambulismo (no arrogante, desde luego, te proporciona versos como estos.

Prosaicos o no, son una maravilla.

La Solateras dijo...

La vida misma, Rosita. Pero tratada con humor y con belleza.

Un abrazo

Rosa dijo...

Gracias por tus palabras Carmen, ya sabes que hay palabras que pueden jugar a esa ambigüedad a veces, dependiendo de cómo las sientas.

Un besito

Rosa dijo...

Mi querido Manuel, eso de sentirse en números rojos es porque no se tiene la conciencia tranquila (jajaja!)

Y no se te ocurra cambiar la noche por el día, porque es tu aliada y mira que te inspira.

Un besito ccorazón

Rosa dijo...

La vida misma mi querida Ana, sólo que a veces va acompañada de sentimientos que forzamos ¿no crees?.

Gracias por venir y por tus palabras de aliento.

Un abrazo grande

irene dijo...

Precioso poema Rosa, sueño, sueños, insomnio, media vida. Llego por casualidad a tu blog desde el de Terly, aunque te conozco, nunca te había visitado aquí, espero que nos veamos en el próximo Encuentro.
Besos.
Charo (en el blog Irene).

Maria Sanguesa dijo...

Me encanta este poema, Rosa, es un fragmento de vida tan auténtico en su simplicidad que conmueve y hace que te identifiques con él. Precioso. Un beso.

Nines Díaz dijo...

Lo que si seduce es la sencilla conclusión de este poema encantador, Rosa.

Un beso.

Terly dijo...

¡No dejar espacio al deseo!...
Muy pequeña debe ser tu cama, querida Rosa, o tus deseos inmensamente grandes. Los sueños, mejor no cumplirlos, así podremos seguir soñando.
Un beso.

Mila Aumente dijo...

"Hay tanto sueño en mi cama que no deja espacio al deseo...". Un poema precioso, Rosa.

A veces el deseo está tan escondido que no se deja ver, ni siquiera notar. Y es que gran parte del tiempo los sueños ocupan todo nuestro espacio en la cama...Y también en la vida.


Un besito con mucho cariño.

Anónimo dijo...

He o'ido decir que el sue#o es para los muertos...

Aqu'i estoy en clase aburrida con el profe, vago. Sin deseo.

Y me escapo con tus versos llenos de im'agenes e interpretaciones.

thanks dear Rosa

Nel

Rosa dijo...

Querida Irene, muchas gracias por tu visita. He ido a verte de inmediato a tu blog y me ha causado una sensación especial, que pienso repetir. Estaré encantada de conocerte en Bilbao. Irás ¿verdad?... Así que tenemos pendiente ese abrazo que hoy te envío aquí.

Rosa dijo...

Mi quería María gracias por este comentario tan hermoso y con tanto cariño como me llega de ti. Espero verte prontito.

Un abrazo corazón

Rosa dijo...

Nines la seducción de este poema está en la gente que lo siente casi tan cerca como yo al crearlo. Gracias por estar corazón.
Te echaremos de menos en Gredos… o no ¿Quién sabe?, igual te animas.

Un abrazo corazón

Rosa dijo...

Querido Terly, el espacio puede ser inmenso o mínimo, dependiendo del momento en el que uno se encuentre.

Hay sueños y al mismo tiempo hay sueño que impide soñar, no siempre sabemos elegir lo adecuado, pero al menos sabremos donde estar.

Un beso y gracias por venir de nuevo.

Rosa dijo...

Mila querida, gracias por ese ser positivo que emanas siempre… Si los sueños ocupan nuestra cama está bien, si se convierten en gran parte de nuestra vida, tal vez sea por sobrevivir a un mundo que no interesa tal como es ¿no crees?.

Un abrazo mi niña

Rosa dijo...

Princesa Nelken me cuesta creer que el sueño pueda ser para los muertos, porque creo que los muertos ya no necesitan ni soñar ni dormir al haberse liberado de este mundo que cada día se complica más y más…

Cuídate mucho mi niña, ya sabes que te necesitamos cerca.

Un abrazo enorme

Elvira Daudet dijo...

Poema redondo, tan breve como sutil, y con un toque irónico que le va muy bien. Me encanta la fuerza que derrochas cuando te pones reivindicativa.
Un besazo, preciosa.
Elvira

Mari Carmen Azkona dijo...

Querida Rosa, es increíble ver cómo eres capaz de arrancar un hermoso poema hasta a la fatiga y el cansancio. Cómo te entiendo, cómo te siento...

Preciosa y sutil conversación, enhorabuena, cielo.

Besos y un fuerte abrazo

Laura Caro dijo...

Este es uno de mis poemas- tuyos- preferidos.

Un abrazo, preciosa.

Rosa dijo...

Mi querida Elvira, cualquier cosa que me llega de ti merece siempre todo mi respeto y admiración... Así que leer tu cariñoso comentario es mi mejor recompensa al poema, que como suele suceder, uno nunca encuentra suficientemente adecuado.

Gracias por estar y por hacerme sentir.

Un abrazo con mucho cariño

Rosa dijo...

Querida M.Carmen, lo increíble es tenerte cerca, porque es un privilegio del que disfruto como no imaginas.

Gracias, una vez más por estar y por tu dulzura y comprensión.
Un abrazo princesa. Te quiero

Rosa dijo...

Laurita cielo, ¿de veras es uno de mis poemas –tuyos- prefes para ti?. No sabes lo bien que me hace sentir leer ese comentario…Gracias mi niña, siempre llegas en el momento oportuno
y mira que me gusta tenerte cerca.

Un abrazo grande, siempre con ganas de compartir más momentos.

Terly dijo...

Pasé a saludarte y dejarte un beso, querida Rosa.

begoña dijo...

Me gusta. Fué fácil entrar en las imágenes del poema. bss

Dorchy Muñoz dijo...

Para cuando el sueño apaga los deseos,de pura vida, por prosaica que pueda parecernos,siempre quedan los sueños y más si son tan hermosamente compartidos. Todo un placer poético leerte y saberte. Besos. Amador

Rosa dijo...

Gracias Terly por venir una vez más y por tu beso.

Te dejo otro de vuelta

Rosa dijo...

Begoña ¡qué alegría verte en mi blog!. Para ti es fácil ver lo breve grande de inmediato, porque sabes hacerlo bien.

Un placer recordarte y recordar.

Besos

Rosa dijo...

Mi querido Amador, cuando el sueño apaga el deseo siempre llega otro que te recuerda que vives .

Algo así pasa con el que dejaste en nosotros de volver a compartirte pronto. Todo un lujo encontrarte y poder escuchar tu música hecha verso. Un abrazo enorme

carmen jiménez dijo...

Querida Rosa: Hacía tiempo que no me detenía aquí. Leo tus poemas y voy aprendiendo de todos. También te digo de veras que este poema es auténtico. Nace de las entrañas.
Nos vemos mañana. Cambié el día de mi viaje para el sábado. No quería perdérmelo!
Un beso grande.

Sir Bran dijo...

La noche se asocia al descanso,
pero es cierto
que a veces deseamos cansarnos.

Hay muchas noches
y todas pueden ser diferentes.

Saludos

Amattore dijo...

Rosa me apetece publicarlo en mi espacio, ya sabes que si no te parece bien basta con que me lo digas. Besos caraguapa. Amador