jueves, 1 de septiembre de 2011

PENITENCIA













Y si bebo
y si fumo
..........y me entrego

me desnudo
me someto
..........y te beso

y no lloro
y no espero
y no digo lo que siento….

¿podré ver a Dios?

(Este poema ya lo colgué en su momento, pero por algún motivo no está ahora y de repente al encontrarme esta imagen en internet, he sentido el deseo de colgarlo de nuevo).

13 comentarios:

Charcos dijo...

como duelen esas manos de la foto !

y tu poema


besicoss

La Solateras dijo...

Este poema, Rosa, es intemporal por el momento. Da igual que ya lo hubieras colgado.

En cuanto a Dios, creo que no lo veremos, con tabaco o sin él, con copas o sin ellas, con sexo o sin sexo. Yo diría que afortunadamente.

Pero tu poema es intenso y doloroso como la vida misma.

Un abrazo cansado y un poco triste.

Manuel dijo...

Un Burka es bastante más que un ropaje. Sobre todo cuando escuchas (como escuché) a una mujer afgana que demandaba que occidente les dejase en paz con sus tradiciones. Lo mismo que lees u oyes, a mujeres que practican la ablación, que aquello es un honor.

Da igual en nombre de quien se mate: lo importante es que se mata.

Emilio Porta dijo...

Afortunadamente yo solo creo que se pueda ver con los ojos...gracias a las neuronas del cerebro...así que coincido con Ana. Un poema que plantea una situación candente y lo hace con esa exactitud que define tu poesía y tu pensamiento, Rosa. Y esa imagen...Lo terrible es que, en muchos casos, el burka se acepta voluntariamente. Que lejos estamos todavía de superar el atraso y la superstición...

Rosa dijo...

Charcos muchas gracias por tu comentario... La imagen me enganchó precisamente por la fuerza de esas manos que lo dicen todo.

Un beso

Rosa dijo...

Ana estoy totalmente de acuerdo contigo, pero sin duda el miedo es uno de los factores claves para controlar a los seres humanos (y por supuesto también al reino animal) y las religiones de cualquier color y credo, como no podía ser de otra forma, se basan en él para modificar conciencias y establecer parámetros de conducta que aceptamos como "naturales"...

¡Ojalá!, como bien dices, no se contara con ningún dios que marque pautas discriminadoras e injustas que favorecen sólo algunOs (la mayúscula no es un error, ya imaginas.

Un beso corazón

Rosa dijo...

Manuel es más de lo mismo, como le decía a Ana. "La fe mueve montañas" y en su nombre se llegan a aceptar los sacrificios más macabros, que en cualquier otro entorno serían entendidos exclusivamente en seres perturbados o morbosos....

Besos

Rosa dijo...

Mi querido Emilio, cómo me alegra encontrarte en mi blog... Debe ser que te echo de menos, porque hace mucho que no tenemos ese espacio tranquilo para charlar, pero espero que lo arreglemos más pronto que tarde.

Gracias por tus palabras y por entender siempre lo que hay en mi y mi poesía. Creo que mi respuesta a Ana y Manuel va en la misma linea de tus palabras...

Un abrazo con el cariño de siempre

Mari Carmen Azkona dijo...

Querida Rosa, continuo sin encontrar una respuesta para tu magnífico poema. Ver a Dios, ¿cuál? ¿ Aquel que el Hombre crea y moldea a su imagen y semejanza? Y verlo, ¿para qué? ¿Acaso rendirá cuentas de por qué permite que los niños mueran de hambre, de que haya mujeres lapidadas y encerradas en cárceles de tela o...?

Doloroso poema e impactante imagen, como dices esas manos dicen tanto...

La semana pasada terminé de leer el libro “ Cometas en el cielo” del escritor afgano Khaled Hosseini con un gran coste vital. Hoy comenzaré a leer su segunda novela “Mil soles espléndidos” sobre el pecado de ser mujer en Afganistán. Sé que voy a sufrir...Pero esos son los temas que importan y no Dios.

Poesía necesaria...la tuya, querida Rosa.

Besos y un fuerte abrazo con todo mi cariño.

Laura Caro dijo...

Breve, profunda e impactante...
nunca me deja indiferente lo que escribes.
Tengo ganas de veros.
Un abrazo grandote y agradecido.

Rosa dijo...

Mi querida Mª Carmen… “verlo ¿para qué?”. Ese es el problema, nuestro empeño en creer que alguien debe decidir por nosotros y en esa espera nos destrozan.

Maravilloso libro “Cometas en el cielo” y hasta la película fue fiel reflejo de la situación. Una amiga me regaló la de “Mil soles espléndidos” y me encantó De nuevo con ese coste vital que comentas, pero creo que es importante conocer y no olvidar, por si acaso sirve para algo.

Gracias por la dulzura de tus palabras, capaces de transmitir al mismo tiempo la dureza de lo injusto.

Un abrazo que muy prontito dejará de ser virtual

Rosa dijo...

Laurita corazón, siempre estás ahí y siempre llegas en el momento justo. Gracias por no permanecer indiferente. Yo también tengo ganitas de darte un abrazo, que ya han pasado muchos de largo.

Nos vemos en nada cariño.

Besos encantados de compartir poesía con alguien como tú

María dijo...

La imagen y el poema desgarran por dentro pero el ser humano desgraciadamente, por un ideal, por Dios o por Alá es capaz de superar ésto... Guerras, camicazes...
No digo más de lo que pienso, por si es horario infantil.
Un besito. María