martes, 21 de abril de 2009

UN PEQUEÑO HOMENAJE A QUIEN TANTO ADMIRO

Comparto con vosotros una pequeña travesura poética, en homenaje a aquellos poetas que hicieron de la poesía su lucha y su vida.
Hay un lenguaje poético, que a veces se desecha por aquello de pertenecer a otra época, donde se utilizaron tan bien, que "si no es para mejorarlas, mejor no tocarlas".

Palabras como "alma", "entrañas", "glicinias" (ésta se la dedico a mi querido Emilio Porta), si no se utilizan con esmero y buena pluma, quedan algo desvaídas, ostentosas, remilgadas y hasta a veces pretenciosas (¡ahí queda éso!)en un poema de ahora -dicen los que más saben-.

Se la he dedicado a mi querido maestro (Enrique Gracia), por tantos buenos momentos poéticos que me ha hecho -y aún me hace- pasar.