lunes, 28 de diciembre de 2009

VA POR TI

A veces las palabras cuestan más que una sonrisa. Hoy leo la crónica de Manuel y siento el egoísmo de mi autocompasión tan injusto, que decido respirar hondo (como siempre hicieron los valientes o aquellos que -tanto da- tras el dolor, descubren que no hay punto de apoyo mayor que su propia fuerza), levantar la cabeza y ponerme a escribir, porque os lo debo y creo que me lo debo a mí misma.

En tan solo una semana he volado desde un sueño, para aterrizar en esa parte de la realidad, en la que no nos preparan nunca para caer. En la que no sirve chaleco salvavidas ni oxígeno para volver a respirar.


Algo así como el Drama y la Comedia, en una obra donde no me siento espectadora.

Pero hoy, leyendo a Manuel, siento una vez mas, su generosidad; su saber mirar, por encima de cualquier placer vano y disfrutar, cada segundo, de todo lo que merece la pena en esta vida... y recuerdo cuántas cosas quedan aún por hacer... y es entonces cuando decido recoger mis lágrimas y mi hatillo de recuerdos para volver a ponerme en pie y entender con ternura, que este viaje que termina, como el del Mar Rojo, mereció la pena vivirlo y debe formar parte de mis dulces recuerdos.
Gracias por compartir cada momento. ¡VA POR TI!


11 comentarios:

Administrador dijo...

Querida Rosa.

Este texto debería titularse, con mar de fondo, o, con marea de fondo. Porque es hijo de la furia devastadora del mar, por un lado, y de la caricia embriagadora de la mar, por otro.

Y tú no deberías llamarte Rosa, sino Carlota, nombre germánico por cierto, que significa Valiente. Al menos en para este texto.

Ya sabía de tu fuerza vital desde hace tiempo; pero es ahora cuando me deslumbras. Y yo sin gafas de sol.

Una abrazo y un beso, muy, pero que muy fuerte.

Santiago Solano

antonio castillo dijo...

Muy profundo Rosa, da para mucho pensar. Que tengas una feliz Navidad y un mejor año 2010. Besos.

Emilio dijo...

"...En la que no sirve chaleco salvavidas ni oxígeno para volver a respirar..." pero está el coraje y la fuerza unida a la sensibilidad, que es lo que nos hace continuar. Ella hubiera querido que lo hicieras. Ese va por tí es el homenaje que su alma convertida en energía percibirá o percibió o percibimos todos en su nombre, por tu hermana, que está contigo, que, a través de ti, seguirá estando, porque nada somos si ellos no siguen con nosotros, los que nos quisieron, a los que queremos, los que yéndose se quedan. Porque este mundo se ha hecho por la acumulación de historias y vivires, por el paso de los que nos precedieron y por el paso de los que continuarán lo que nosotros les dejemos. Un beso enorme, Rosa, porque todos, unos de una forma y otros de otra, pero todos con el corazón, estamos contigo.

Nines dijo...

Rosa, me ha alegrado mucho saber de ti y que sigas acompañándonos en tu blog con la fuerza que te caracteriza... (te echábamos de menos). Un abrazo muy fuerte.
Nines

Mari Carmen dijo...

Querida Rosa, cada palabra que ahora dijera, sería añadir una lágrima más a las que tienes. Tú lo has dicho todo...te ofrezco mi silencio y un cálido abrazo con el mismo sentimiento compartido, de todo corazón.

Pilar dijo...

Rosa,
aunque ya te he dicho lo que podía decirte, te he ofrecido lo que podía ofrecerte, te he besado y abrazado de lejos esperando que te he llegue algo de mi cariño, sólo vengo a decirte que me emocionas siempre y que me alegra tu vuelta.
Guarda todos los recuerdos, pues eso somos.
Un beso grande

Anónimo dijo...

Querida Rosa: Tu fortaleza es digna de admiración y tus sabias palabras pertenecen a la verdadera realidad de la vida.

Un fuerte abrazo de apoyo y cariño.

Mila

Alicia dijo...

Rosa, abandono el sigilo con el que habitualmente paso por aquí sin dejar huellas. Esta vez, si me lo permites, voy a pisar un poco más fuerte.
Yo también vengo del blog de Manuel. Sé que esa fotografía junto con otras tantas, dónde sólo se desprende felicidad, formará parte del álbum de fotos de tu vida. Pero hay otro álbum, es ese que está en el corazón y dónde se guardan las sensaciones de los momentos vividos al lado de una persona querida. Rosa cuando ya no hay posibilidad añadir más fotos con una persona al primer álbum siempre te quedará la oportunidad de buscar en el segundo. Te darás cuenta que ambos van aumentando de tamaño, uno con nuevas fotografías y el otro con antiguos recuerdos.

Un fuerte abrazo.

antonio castillo dijo...

Querida Rosa, no sabía nada y por ello te he felicitado torpemente las Navidades, supongo que disfrutar lo más mínimo de ellas es dificil en esas circunstancias. Recibe un fuerte beso de uno de tus compañeros.

Alejandro dijo...

Querida Rosa, las palabras siempre cuestan más que una sonrisa. Sin embargo, las sonrisas se ahogan con la mudez de las palabras, esas que no se dicen. Ése es el momento de que los seres queridos, los amigos, hablen con su silencio y mitiguen el dolor y el frío de la lágrima huida. Acepta la ayuda para sobrellevar la carga, porque, si lo bueno sabe mejor cuando se comparte, el sufrimiento pesa menos cuando los demás se arriman y se muestran cercanos.

Un beso y un abrazo fuerte

Alejandro

Rosa dijo...

Santiago, Antonio, Emilio, Nines, Mari Carmen, Pilar, Mila, Alicia, Alejandro...Gracias a todos. Es un privilegio teneros cerca.

Os envío un abrazo con todo el cariño que me ha llegado.